El hidrógeno: luces y sombras del combustible del futuro

En los últimos años el hidrógeno se ha postulado como el combustible del futuro y la alternativa perfecta a aquellos fósiles y emisores de gases de efecto invernadero para lograr la descarbonización de la energía.

Entre sus múltiples ventajas destaca la posibilidad de ser almacenado en estado líquido o gaseoso y la posibilidad de distribución a través de gasoductos, siendo un sustituto del gas natural, sin emitir gases de efecto invernadero en su combustión. Sin embargo, al ser un gas inflamable es imprescindible conocer bien sus propiedades y analizar y evaluar sus riesgos en detalle.

A pesar de ser el elemento más abundante del universo, ya que constituye el 75% de su materia, no está presente de forma libre en la naturaleza y, por tanto, no se puede usar directamente como fuente de energía. 

Principales riesgos del hidrógeno:

A pesar de ser una buena alternativa para descarbonizar la energía, hay que tener en cuenta que las características del hidrógeno comportan una serie de riesgos que hay que analizar y sobre los que hay que tomar medidas de seguridad a la hora de almacenarlo, transportarlo y manejarlo.

Sigue leyendo