Adequate environmental Due diligence avoid complications during purchase-sale process

Taking into account the environmental status of a company or site allows a correct asset evaluation.

In every purchase and sale process of a company, it is essential to audit the status of the business to evaluate the assets and risks taken during the operation. To this process, known as Due diligence, needs to consider the environmental aspects, which may change considerably the final decision.

Before buying a company or a warehouse, the buyer should take into account the environmental background of the business, especially for industries, where are included requirements, level of compliance, responsibilities and related costs.

Sigue leyendo

Una correcta Due diligence ambiental evita complicaciones en procesos de compra-venta

Tener en cuenta el estado medioambiental de una compañía o un terreno permite valorar correctamente el activo.

En todo proceso de compra-venta de una empresa es fundamental realizar una auditoría del estado de la compañía para evaluar sus activos y conocer los riesgos que se asumen en la operación. A este proceso, al que se conoce como Due diligence, se ha de añadir la vertiente ambiental, que puede hacer variar considerablemente la decisión.

Antes de realizar la adquisición de una empresa o una nave, el comprador ha de tener muy en cuenta el historial ambiental del negocio, especialmente cuando se trata de industrias, en el que se incluyen los requerimientos exigidos, el grado de cumplimiento, las responsabilidades derivadas y los costes asociados.

Las malas praxis en materia ambiental se heredan entre propietarios y pueden acabar suponiendo costes añadidos e incluso responsabilidades legales para el comprador. Además, tanto la puesta en marcha como el reinicio de actividades, así como la explotación o la clausura de instalaciones, conllevan habitualmente el cumplimiento de requerimientos ambientales que pueden suponer un aumento del tiempo y del coste para activar la empresa. Por todo ello, el factor ambiental influye de manera directa en el valor de los activos y en el precio final de la operación, por lo que se convierte en un punto de gran relevancia en la toma de decisiones en este tipo de procesos.

Para realizar una correcta Due diligence ambiental es imprescindible contar con expertos en esta materia. Los profesionales de TEMA tienen gran conocimiento y experiencia en el ámbito de la asesoría y consultoría ambiental y lo ponen al servicio de sus clientes para acompañarlos en sus procesos de compra-venta o inversión. En este acompañamiento realizamos un completo estudio del histórico ambiental de la empresa, así como de su entorno y evolución ya que, dependiendo de la localización y el sector, los aspectos relacionados con el Medio Ambiente y sus derivadas pueden ser diferentes. También detallaremos los requisitos legales aplicables a las instalaciones así como un informe que contemple todos los posibles escenarios de riesgo y los valore económicamente.

Gracias a una Due diligence ambiental rigurosa y profesional se pueden evitar sorpresas futuras que compliquen los planes del comprador o inversor en una empresa o un terreno industrial.

TEMA México recaba información sobre la biodiversidad a través de un detallado estudio

Los biólogos de TEMA han realizado una investigación con la que han conseguido obtener valiosas imágenes de la fauna y su hábitat.

Los biólogos de TEMA México han elaborado un estudio enmarcado en la Línea Base Ambiental. En él han investigado sobre la fauna, la flora, el agua, el aire, los suelos, el paisaje, la geomorfología y la erosión con el objetivo de generar un amplio conocimiento que permita evaluar el impacto de los proyectos y valorar su viabilidad.

En este estudio se han realizado varios muestreos de la fauna utilizando diferentes técnicas según las especies a analizar. Por ejemplo, en el caso de los reptiles y anfibios  se han realizado observaciones y toma de muestras a lo largo de un trayecto previamente definido que permitía revisar detalladamente los microhábitats, empleando métodos de captura que no alteraran su actividad. En el caso de los cuerpos de agua, el estudio se ha llevado a cabo mediante técnicas de pesca tradicionales y entrevistas con los pescadores del área. La avifauna, por su parte, se ha estudiado con métodos visuales y auditivos.

Todos los muestreos se ha realizado teniendo un amplio conocimiento de sus hábitos y con la máxima de no alterarlos en ningún caso sino de respetarlos al máximo.

Una de las técnicas usadas ha sido el fototrampeo, que consiste en tomar imágenes mediante la colocación de cámaras trampa que se activan con el movimiento. Estos artilugios tienen un rango de captura de 48º y son capaces de detectar movimiento a 10 metros de distancia. Además, cuentan con sensores, por lo que se activan al movimiento, y leds infrarrojos, lo que permite tomar imágenes a cualquier hora del día.

Los lugares en los que se capturaron las imágenes se consideraron de interés para la fauna silvestre después de la revisión bibliográfica y se seleccionaron tras una prospección de la zona en cuestión. Fueron, principalmente, pasos naturales, veredas y cuerpos de agua.

Los muestreos de fauna silvestre se plantean con la finalidad de generar conocimientos que ayuden a crear un punto de partida para evaluar la viabilidad de los proyectos, afectando lo menos posibles la calidad o salud de un ecosistema. En el proceso se integra la identificación de especies con alguna categoría de riesgo en la NOM-059-SEMARNAT-2010, especies importantes para la conservación o salud del ecosistema, especies de valor económico o social y las especies indicadoras de impactos o alteraciones.

Con la información recabada se determina el Índice de Diversidad. Este índice se basa en la teoría de la información y es probablemente más utilizado en ecología de comunidades. En un contexto ecológico, como índice de diversidad, el índice de Shannon-Wiener (H’) mide el contenido de información por individuo en muestras obtenidas al azar, provenientes de una comunidad ‘extensa’ de la que se conoce el número total de especies.

Una vez finalizado el estudio, se plantean las medidas correspondientes de mitigación, que pueden ser captura y reubicación de especies, conservación del hábitat, medidas de descontaminación, restauración de corredores o poligonales con vegetación natural, control de fauna nociva, campañas de educación ambiental para pobladores, conservación de zonas de alimentación, madrigueras o zonas de anidación o de crianza, vedas etc.

TEMA elabora este tipo de estudios medioambientales por su compromiso de lograr entornos seguros y procesos respetuosos con el planeta. Para ello, dispone de un equipo altamente cualificado y con gran experiencia.

“What if…?”, la técnica de seguridad que plantea posibles riesgos industriales para reducirlos

A base de formular preguntas y dibujar escenarios de riesgo, el método What If identifica situaciones que pueden provocar accidentes y aporta las mejoras necesarias.

¿Qué pasa si…? Con una simple (o no tan simple) pregunta se pueden resolver muchos problemas. What if? es una técnica cualitativa de identificación de riesgos que se aplica en las industrias Química, Farmacéutica y Petróleo y Gas (tanto en fase de explotación como en refino) y consiste en plantear preguntas direccionadas hacia cualquier condición no normal del diseño de la instalación u operación.

Es un método muy flexible y creativo, que se suele utilizar como alternativa al HAZOP. Su ámbito de aplicación es muy amplio, no existe ninguna limitación en cuanto a las áreas que pueden abarcar las preguntas, se puede usar en cualquier ámbito que sea de interés de estudio, como seguridad eléctrica, protección contra incendios, seguridad personal, etc.

Los objetivos que persigue este método son:

  • Identificar los eventos que pueden provocar accidentes de gran importancia.
  • Aumentar la operatividad de las instalaciones industriales.
  • Identificar de una forma efectiva todas las condiciones y las situaciones que tengan un carácter peligroso más probable, ya que puede ser el producto de aplicar controles inadecuados.
  • Aportar diferentes sugerencias necesarias para poder iniciar un proceso operativo disminuyendo el riesgo que puede generar la instalación.

El What If se utiliza en proyectos de instalación y plantas en operación y es muy común en propuestas de cambios en instalaciones, así como en cualquier modificación de proyectos de menor entidad o en procesos de bajo nivel de riesgo. Mediante su aplicación se cuestiona el resultado de la presencia de sucesos indeseados que pueden provocar consecuencias adversas dentro de un proceso o de una planta

Para poder aplicar con éxito esta técnica es imprescindible conocer el sistema o la operación sobre la que se va a trabajar para diseñar el cuestionario más conveniente. Las cuestiones se formulan normalmente por un equipo de dos o tres personas especialistas en las diferentes áreas, que previamente han estudiado la documentación detallada de la planta, del proceso, de los procedimientos y posibles entrevistas con personal de operación.

Es un método menos estructurado que el HAZOP y FMEA, por lo que su aplicación es más sencilla, sin embargo, su exhaustividad depende más del conocimiento y experiencia del personal que lo aplica. El equipo multidisciplinar de TEMA tiene una vasta experiencia en la utilización de esta técnica.

El resultado del trabajo será un listado de posibles escenarios incidentales, sus consecuencias y las posibles soluciones para la reducción del riesgo.

El FMEA, un análisis metódico de los posibles fallos de componentes individuales

TEMA, consultoría experta en seguridad y medio ambiente, dispone de un equipo multidisciplinar con amplia experiencia en procesos e instalaciones industriales para llevar a cabo esta técnica

El Failure Mode and Effects Analysis o FMEA es un método de análisis de riesgos que prevé situaciones de anormalidad en equipos y sistemas en instalaciones productivas,  tanto en fase explotación como en refino. Este estudio analiza los posibles fallos de componentes individuales, el modo en el que fallarán y los efectos de cada fallo. Con el análisis de toda esta información se determinan qué fallos pueden tener consecuencias o efectos directos sobre la seguridad que puedan contribuir al desarrollo de accidentes de mayor o menor importancia dentro de una planta.

Este FMEA no considera los errores humanos de forma directa, sino la consecuencia inmediata de una mala operación o la situación de un componente o sistema.

Los fallos analizados más habituales de los componentes estudiados son:

  • Modo abierto cuando normalmente el instrumento/equipo debe estar cerrado
  • Modo cerrado cuando normalmente el instrumento/equipo debe estar abierto
  • Modo en marcha cuando normalmente el instrumento/equipo debe estar parado
  • Modo parado cuando normalmente el instrumento/equipo deba estar en marcha

Los efectos de todos estos fallos son el resultado de la consideración de cada uno de los fallos identificados individualmente sobre el conjunto de los sistemas o de la planta.

El FMEA puede ser de fácil aplicación en etapas de diseño, construcción y operación, así como para cambios en el diseño o modificaciones de planta. En la etapa de diseño es útil para la identificación de protecciones adicionales, que puedan ser fácilmente incorporadas para la mejora de equipos y sistemas; en la etapa de construcción puede ser utilizado para una evaluación de modificaciones que puedan surgir por cambios inducidos en campo. Finalmente, durante la fase de operación es útil para la evaluación de fallos individuales que puedan inducir a accidentes potenciales.

Su uso puede ser, con limitaciones, alternativo a un HAZOP, aunque encuentre su mayor aplicación como fase previa a la elaboración de árboles de fallos, ya que permite un buen conocimiento de los sistemas.

El FMEA no establece las diferentes combinaciones de fallos de equipos o secuencias de los mismos que pueden llegar a provocar un accidente final de mayores consecuencias, para ello se deberían usar otros sistemas de análisis de riesgo que TEMA lleva ofreciendo a sus clientes desde hace más de treinta años.

El FMEA debe ser realizado por un equipo de dos analistas que conozcan perfectamente las funciones de cada equipo o sistema, así como la influencia de estas funciones en el resto de la línea o proceso. Para sistemas complejos, el número de analistas deberá ser incrementado en función de la complejidad y especialidades a ser cubiertas. TEMA dispone de un equipo multidisciplinar con amplia experiencia en procesos e instalaciones industriales.

Para garantizar la efectividad del método, debe disponerse de:

  • Lista de equipos y componentes.
  • Conocimiento de las funciones de los equipos.
  • Conocimiento de las funciones de los sistemas y la planta.

La dedicación será proporcional a la complejidad de la instalación.

El método proporciona unos resultados simples, siendo en todo caso meramente cualitativos. En todo caso, supone un análisis metódico y ordenado de todos los fallos que pueden presentarse en un equipo, sistema, proceso o planta y que puede suponer una aproximación relativamente poco costosa a las situaciones accidentales que estos fallos puedan provocar.

Como resultado se obtiene una tabla de los efectos de los fallos de cada componente sobre el proceso o sistema. Los fallos identificados que provoquen consecuencias inaceptables deberán ser corregidos hasta niveles de aceptabilidad.

Los resultados de un FMEA pueden ser utilizados como primer paso de análisis más detallados de partes especialmente críticas (HAZOP, Hazid, What if, …).

Els Alfacs, el accidente que supuso mejoras de seguridad en el transporte de mercancías peligrosas

Un camión con exceso de carga de propileno provocó más de 200 muertos en un camping cercano

FOTO PIPE LOPEZ

Se han cumplido recientemente 40 años del accidente en el camping de Els Alfacs  (Tarragona), en el que un camión cisterna cargado con más de 23 toneladas de propileno provocó una bola de fuego que dejó más de 200 muertos. En estas cuatro décadas, y en gran parte a causa de esa catástrofe, muchas cosas han cambiado en materia de regulación del transporte de materias peligrosas para evitar que algo así vuelva a ocurrir.

Un accidente químico con unas consecuencias de esta magnitud siempre es fruto de una sucesión de causas y en este caso concreto corresponde a varios hechos ligados al transporte de la sustancia. Entre ellos, el exceso de carga del camión y el paso por una zona donde había población.

El propileno es un gas extremadamente inflamable que se transporta  en estado líquido, lo que significa que ha sido previamente presurizado, algo que lo dota de un mayor riesgo. Aquel 11 de julio de 1978 la temperatura exterior provocó que el contenido de la camión cisterna se fuera calentando y alcanzara las condiciones termodinámicas para que se produjese la explosión y consecuente bola de fuego (BLEVE) del recipiente, Esta bola de fuego causó la muerte por quemaduras mortales de 215 personas que se encontraban en el camping Els Alfacs, situado en el tramo de la nacional 340 donde tuvo lugar el accidente.

Actualmente la normativa de transporte de MMPP impediría que una catástrofe similar volviera a ocurrir. Primero, porque las medidas de seguridad de los vehículos destinados a este tipo de transportes han mejorado considerablemente. TEMA señala que existen protocolos de seguridad muy rigurosos en cuanto a la carga. “Hoy en día el RIMP, Red de Itinerarios para Mercancías Peligrosas, está diseñado para que la circulación de este tipo de mercancías quede alejada de núcleos de población y de elementos vulnerables que concentran en su interior un importante número de personas”.

Por todo ello, TEMA explica que hoy, 40 años después, sería difícil que una tragedia así volviera a ocurrir aunque “el factor humano siempre juega un papel importante en la seguridad y es más difícil de controlar”.

SIL determines risk reduction needed to prevent industrial accidents

TEMA, pioneer consultancy in terms of safety and environment, master this basic tool which ensures optimum operation in industrial plants

silCompanies developing industrial activities that might lead to human, environmental or facility risks use safety systems to look after the correct operation of the plant and contribute to accident prevention. One of the most effective analyses is the Safety Integrity Level (SIL), which determines necessary measures that must be applied to avoid potential damage. Sigue leyendo

Avanzamos en la buena dirección

TEMA.BEGOÑAMUNDO

El Salón SIL de logística y transporte presenta las experiencias ya en marcha sobre economía circular en nuestros polígonos industriales

De la teoría, ya hemos pasado a la práctica. La semana pasada pude comprobar con alegría en la celebración del salón SIL 2018 – la feria líder en el sector de la logística, el transporte y distribución- como todas las propuestas que se acogen bajo el término de economía circular ya no son simplemente ideas, sino que se están llevando efectivamente a la práctica.

El SIL reunió un año más a las zonas francas, puertos e industrias relacionadas de todo el mundo. En esta edición, este importante escaparate de la actividad global puso sobre la mesa aspectos clave para lograr la sostenibilidad de nuestra industria. Tal y como pude escuchar de primera mano y compartir con los principales expertos, se empiezan a concretar algunas de las iniciativas que buscan el máximo aprovechamiento de los recursos, en lugares de gran actividad. Éste es el caso del proyecto ya en marcha en la Zona Franca de Barcelona, con experiencias interesantísimas que se dieron a conocer.

Los responsables de Urbanismo del área industrial, Mario Serrano y Beatriz Tena, presentaron el proyecto EcoCircular CZF, que busca poner en común todo aquello que puede sobrarle a una actividad para que otra del mismo espacio pueda reutilizarlo. Por ejemplo, explicaron como SEAT pone a disposición de las industrias su tren que une el puerto con Martorell, indicando que quien quiera puede ‘enganchar’ un vagón para transportar también sus mercancías.

Otros ejemplos más sencillos son la utilización de agua regenerada o de bidones usados. A la vez, se está promocionando el uso del transporte público y privado en grupo. Para ello, la Zona Franca está ya desarrollando una aplicación que permitirá comunicarse entre sí a los usuarios que cada día se desplazan a trabajar a la zona para acordar los viajes en un solo coche al Polígono.

Iniciativas similares se están llevando a cabo en otras zonas francas de distintas comunidades y de otros países, tal y como me trasladaron varios de sus responsables. Comprobar cómo se está trabajando para que las actividades industriales se desarrollen con el mayor respeto por nuestro entorno, así como lograr un ambiente laboral completamente amable fue especialmente satisfactorio. Es lo que da sentido a toda empresa, y la que rige nuestra acción a lo largo de los años en el grupo TEMA-LITOCLEAN.

El SIL determina la reducción de riesgo necesaria para evitar accidentes industriales

TEMA, consultoría precursora en el ámbito de la seguridad y el medio ambiente, domina esta herramienta básica que garantiza un óptimo funcionamiento de las plantas industriales

sil

Las empresas que desarrollan una actividad industrial que puede ocasionar riesgos para las personas, instalaciones y el medio ambiente utilizan sistemas de seguridad que velan por el correcto funcionamiento de la planta y que contribuyen en la prevención de accidentes. Uno de los más efectivos es el Nivel Instrumentado de Seguridad,  SIL, que determina las medidas necesarias que deben aplicarse para evitar daños potenciales. Sigue leyendo

“Ya no se concibe ninguna actividad industrial sin evaluaciones constantes y periódicas”

TEMA.BEGOÑAMUNDO

Desde la creación de nuestra compañía en 1986 el Análisis de la Seguridad de Procesos ha atravesado grandes cambios. En nuestros inicios las exigencias legales en esta materia eran prácticamente inexistentes y existía una discreta concienciación al respecto, por parte de la administración y de las empresas. En cambio, actualmente la sociedad y las empresas están mucho más sensibilizadas. La legislación se muestra además muy rigurosa en cuanto a garantizar la seguridad en la actividad industrial, y las compañías apuestan por minimizar al máximo riesgos o incidentes. Sigue leyendo